sábado, 29 de diciembre de 2012

Dándole significado a la navidad

Dándole significado a la navidad


Al escuchar la palabra Navidad, ¿en qué es lo primero que usted piensa? – Algunos dirán en  “Comida” (por eso se dice que diciembre es el mes donde se rompen las  dietas),  otros pensaran en  “descansar y salir de vacaciones”,  otros en  “Compras y más compras” (muebles, electrodomésticos, ropa nueva… ¡hasta dejar vacía la cartera!)  Y si les preguntásemos a los niños ellos dirán “Juguetes y regalos”…    ¿En eso consiste la navidad? ¿Es ese su  significado verdadero? – ¡Por supuesto que no!,  pero  ¿no es cierto que  el mundo nos hace que nos enfoquemos en esas cosas?- Así es, la mayoría de personas, aún nosotros los creyentes,  tendemos a pasar por alto el verdadero sentido de la navidad, nos enfocamos en cosas secundarias y dejamos de lado  ese gran acontecimiento que tuvo lugar allá en Belén hace más de 2000 años, cometemos el error de celebrar la navidad sin tomar en cuenta a su  protagonista.


Es cierto que el Señor Jesús no nació un 25 de Diciembre, como lo ha  enseñado la tradición a lo largo de la historia (Se piensa que la fecha más cercana sería  entre los meses abril-mayo), pero aunque no sepamos la  fecha exacta,  sabemos por el testimonio de la Escritura  que  él un día  vino a ésta tierra, habitó entre nosotros, murió y resucitó y promete venir por segunda vez ¿Vale la pena recordar eso?- ¡Amén!



Es por eso que los creyentes no debemos celebrar una tradición con enfoques incorrectos, sino más bien  aprovechar este tiempo para recordar el regalo invaluable  que Dios nos dio al mandar a su Hijo a ésta tierra para traer salvación a pecadores como usted y como yo.  Con esto en mente deseo compartir con ustedes  algunos pasajes en la Biblia que nos ayudarán a darle el verdadero significado a la navidad:



Lucas 1: 26-35 (Dios Habla Hoy)

26A los seis meses, Dios mandó al ángel Gabriel a un pueblo  de Galilea llamado Nazaret, 27donde vivía una joven llamada María; era virgen, pero estaba comprometida (Desposada) para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. 28El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo: —¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo.   29María se sorprendió de estas palabras, y se preguntaba qué significaría aquel saludo. 30El ángel le dijo: —María, no tengas miedo, pues tú gozas del favor de Dios (Has hallado gracia delante de Dios).  31Ahora vas a quedar encinta: tendrás un hijo, y le pondrás por  nombre Jesús (significa Salvador). 32Será un gran hombre, al que llamarán Hijo del Dios altísimo,  y Dios el Señor lo hará Rey, como a su antepasado David, 33para que reine por siempre sobre el pueblo de Jacob. Su reinado no tendrá fin. 34María preguntó al ángel:  —¿Cómo podrá suceder esto, si no vivo con ningún hombre? 35El ángel le contestó:   —El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios altísimo  se posará sobre ti. Por eso, el niño que va a nacer será  llamado Santo e Hijo de Dios



¿Cuál es el motivo de la navidad? – Comencemos definiendo de donde proviene la palabra, viene del latín “Nativitas” que literalmente significa “nacimiento”  ¿De quién? –Del Rey de  Universo, de nuestro amado Salvador, el Señor  Jesucristo.  ¿Está consiente la gente de que esto es lo que se  celebra en navidad? –Por supuesto que no, el sentido de la navidad se ha distorsionado tanto que han cambiado al personaje más importante de toda la historia por un viejo panzón con traje rojo y barba blanca que grita “jo jo jo” (espero que si usted le da regalos a sus hijos no les diga que se los dejó “santa”) o por un venado de nariz roja llamado “rodolfo”… ¿Menciona a alguno de ellos la historia Bíblica? -¡No!,   la navidad se trata de una sola persona,  no es ni   María ni José (aunque formaron parte de la historia),  la navidad  se trata de Jesús- ¡amen!



Quiero que mantenga su biblia abierta mientras analizamos brevemente algunas de las  profecías en cuanto al nacimiento del Señor Jesús que se cumplieron en la porción que leímos:



a) Será Hijo de Dios.   Isaías 9:6     6Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.     

 Observemos  algunos detalles del pasaje: Isaías profetizó el nacimiento  de Jesús unos 700 años  aproximadamente  antes de que esto sucediera, el texto  dice “un niño nos es nacido,  hijo no es dado” ¿De quién es Hijo Jesús? – Es Hijo de Dios, esto es afirmado en la  porción que leímos en   Lucas 1:32.   

Note además los títulos que Isaías le da al futuro Mesías, al ungido de Dios a quien todo Israel anhelaba:   “Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”, todas éstas afirmaciones dejan claro que ese Hijo que iba a nacer no sería un ser humano como cualquier otro,  seria Dios hecho hombre.  ¿Cómo es posible que Dios se haga hombre y a la vez siga siendo Dios? –Ésta es una de las cosas que  nuestra mente finita no puede comprender,  pero queda en evidencia tanto en  Isaías y como en todo el Nuevo Testamento Jesús  es  100% Dios y 100% hombre.

b) Seria descendiente de David.  Isaías 9:7 7Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.   
 ¿Según Lucas 1:32 del linaje de quién Sería Jesús?  -Del rey David, tal y como lo profetizó Isaías;  por eso uno de los títulos que se usan para Jesús en el nuevo testamente  es  “Hijo de David” (Ej. Los dos ciegos en Mateo 9:27).   Algunas personas señalan una aparente incoherencia  entre la genealogía de Jesús presentada en Mateo y la presentada en Lucas, ya que  en el evangelio de Mateo se presenta a  Jesús como  descendiente de David por medio de su padre Legal  José (Mateo 1:16)  y en Lucas se presenta la genealogía por  parte de María (Lucas 3:23), así que no existe tal contradicción ya que  ambos eran descendientes de David, por lo tanto por donde sea que se analice Jesús viene del linaje real  de David.
Además Jesucristo es el cumplimiento de la promesa de Dios a David cuando le juró un reino eterno (2 Samuel 7:16)

c) Nacería de una mujer, una virgen: 
Génesis 3: 15 15Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

A éste pasaje se le conoce como el “proto-evangelio”, es decir el primer evangelio.   ¿Quién es la simiente de la mujer que destruirá a la serpiente (Satanás)?  - Es Jesús, nacido de una mujer (sin intervención de hombre) por obra del Espíritu Santo. ¿Por qué Jesús no sería engendrado por un hombre? –Porque nacería sin pecado, recuerde que  el pecado entró en el mundo  por un hombre y luego la muerte pasó a todos los hombres (Rom. 5:12).

En cuanto a nacer de una virgen.    Isaías 7:14 14Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. 

¿Cuál era la condición de María? Según Lucas 1:34-35 era virgen, estaba desposada o comprometida con José pero él aún no la había conocido (refiriendose a la intimidad sexual).

El nombre Emanuel (Isaías 7:14) Significa: Dios con nosotros.  En el N.T. nos damos cuenta que Jesús es Dios con nosotros, él es Dios habitando entre los hombres. ¿No le parece extraordinario cómo tantas profecías hechas por Dios en el AT se cumplen en la persona de Jesucristo? – ¡A mí sí!, si Dios promete algo, él siempre lo cumplirá

d) Nacería en Belén.   Miqueas 5:2   2Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.
  
Vemos como se cumple ésta profecía:
Lucas 2:1-7  1Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. 4Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Deseo terminar volviendo a leer el verso 7:
7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

¿Se puede usted imaginar al rey del universo, al Hijo de Dios naciendo en un pesebre, en un establo rodeado de animales  porque no fue posible encontrar para  él un lugar en el mesón? 

Es cierto que todos los lugares estaban saturados debido a la gran cantidad de personas que habían viajado a ésa región para el censo, pero aun así  ¿el Hijo de Dios no encontró un lugar digno para nacer? ¿Nadie le abrió las puertas de su casa y lo invitó a entrar? 

-Eso queridos hermanos, sigue sucediendo hoy con aquellas personas que todavía no se han decidido a Creer que Jesús es el Hijo de Dios,  que vino a ésta tierra, que  murió por pagar nuestros  pecados y que resucitó al tercer día. 

 ¿Desea usted darle valor a ésta navidad? – Reconozca que necesita a Jesús en su vida y dele un lugar para nacer hoy en su corazón.
 

sábado, 15 de diciembre de 2012

¿Es posible perder la salvación?



Si usted ha sido un fiel asistente a nuestras reuniones de domingo por la mañana (y espero que ese sea su caso), recordará que nos hemos estado desmintiendo a la luz de la Biblia   algunas de las  ideas o mitos que muchos creyentes se  han formado acerca del tema de  la Salvación, aclaro que estos mitos no se encuentran en la Biblia (La Biblia es la  verdad de Dios,  absoluta e inerrable) sino que se han originado en la mente de muchos  creyentes debido  a errores de interpretación, al sacar de contexto  algunos pasajes de la Escritura.  Hasta este punto, hemos aprendido que el bautismo no es un requisito para ser salvo  (es un mandato para creyentes, no para inconversos), tampoco el hacer  buenas obras o vivir una vida moral, ni el congregarse regularmente en una iglesia Bíblica  o el intentar guardar los 10 mandamientos (algo que es imposible, Stgo 2:10).

Bíblicamente  ¿Qué es lo único que una persona debe  hacer para ser salvo? – Creer en Jesucristo y en su sacrificio sustitutorio en la cruz por nuestros pecados, nada más (Juan 3:16, 18, 36;  Hechos  16:30-31; Gálatas 2:16…) –Ese es el evangelio, la buena noticia que Jesús tomó nuestro lugar en la cruz y que eso es suficiente para librarnos de la condenación eterna. 

Pero, una vez que hemos creído en Jesús y pecamos, surge el mito de pensar:   ¿puede un  creyente perder  su  salvación? ¿Y si se muere sin haber confesado su pecado a Dios? -Muchos enseñan y creen que sí.  Estas personas o iglesias,  piensan que una vez que han recibido la vida eterna es responsabilidad de ellos mantenerla (como si Dios les pagara la prima de su salvación y ellos debieran pagar su cuota diaria de esfuerzo personal).  Si alguien cree que la salvación se pierde no ha entendido correctamente el evangelio  y está confiando en una salvación imperfecta basada en el esfuerzo propio y no en la perfecta obra de Cristo.

Veamos que nos dice la  Biblia sobre este tema:

        I.            ¿Qué dijo Jesús?:
SI hay alguien cuyas palabras tienen toda la autoridad para aclarar esta confusión, ese es nuestro Señor Jesús, el autor de la salvación, quien garantiza nuestra seguridad eterna:

Juan 10:27-29  27Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 28y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 29Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Observemos algunas cosas: en este capítulo de San Juan, Cristo se presenta a sí mismo como nuestro Buen pastor,  y los que hemos creído en él somos sus ovejas (note que existe una relación íntima entre él y nosotros,  v27).  ¿Qué hace Jesús con sus ovejas?  -Les da vida eterna (v28).  Eterno es todo aquello que permanece para siempre,  ¿Puede algo que es eterno terminar? – ¡De ninguna manera!, la salvación que Dios ofrece al pecador es ETERNA, comenzó desde ese preciso momento en que usted puso toda su confianza en Cristo para salvación,  y nada ni nadie puede ponerle fin.

Si usted ha creído en Jesús, según el verso 28, usted puede estar seguro  de que   1) tiene vida eterna,  2) no perecerá jamás, 3) nadie le arrebatará de la mano de Cristo   ¿no le parece esto suficiente garantía para estar seguro de su salvación?

Cuando un creyente piensa que es posible perder su salvación por cualquiera que sea el motivo,  está dudando del Padre, quien es el que  le ha dado las ovejas a Cristo (v29) y de Cristo mismo, el responsable de cuidarlas.   (Hacer ejemplo de un objeto agarrado por la mano de 2 personas)

El verso 29 afirma que no sólo estamos seguros en la mano de Cristo, sino también estamos en la mano del Padre. ¿Puede el Diablo, el mundo  o un pecado arrebatarnos de las manos de Cristo y de  las manos del Padre?-¡Absolutamente no!  Usted y yo debemos entender que la salvación depende totalmente de la fidelidad de Dios y no de las obras del creyente.

      II.            ¿Qué dijo Juan el bautista?

Juan 3:36   36El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

¿Qué necesita una persona para ser salvo?-Creer en el Hijo de Dios (Jesucristo)
¿En qué tiempo está la frase “tiene vida eterna”? –Está en presente, cuando usted cree en Jesús y en su sacrificio, usted puede estar seguro que tiene vida entera. Si la salvación pudiera perderse, Juan el Bautista diría “El que cree en el Hijo tendrá vida eterna si se mantiene firme hasta el final”, pero como todo depende de Jesús, la obra está consumada y el ser humano solo debe creer. Justo antes de morir en la Cruz, Jesús dijo: “Consumado es” (Juan 19:30) –La deuda está pagada, la obra está completa.

Quiero hacerle algunas preguntas ¿Es usted salvo? –Sí, dirán algunos,  ¿Seguirá siendo salvo de aquí a unos 30 años? –“Eso depende dirán otros, si le sigo siendo fiel al Señor, si me congrego y no cometo algún pecado escandaloso Sí”.  ¿Es esto lo que enseña la Biblia? -¡Por supuesto que no, si usted ha creído en Jesús puede estar seguro que tiene la salvación eterna!

 Le hago estas preguntas porque algunos creyentes están seguros de que “hoy” son salvos porque no han cometido algún pecado escandaloso o  porque se congregan regularmente, leen la Biblia y oran, pero si fallaran en una de esas cosas ¿dejarían de ser hijos de Dios? ¿Borraría Dios  su nombre del libro de la vida?-La Biblia enseña que Dios es fiel aunque nosotros seamos infieles.

Antes de continuar analizando lo que dijo el apóstol Pablo y  el apóstol Juan, veamos un pasaje conflictivo: 

 Mateo 24:13  13Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Muchos utilizan pasajes como este para asegurar que la salvación se pierde si usted no persevera en los caminos de Dios, pero ¿En qué contexto fueron dichas estas palabras? –Recuerde que una regla básica de interpretación bíblica es considerar todo lo que rodea al pasaje antes  de interpretarlo- Cuando usted lea Mateo capítulos 24 y 25  debe estar consiente que el Señor Jesús está hablando de eventos futuros que ocurrirán en la Tribulación antes de su segunda venida visible (Mateo 24:3), la iglesia no estará aquí en la tierra. Durante este periodo las personas que crean en Jesús deberán demostrar su fe hasta el punto de estar dispuestos a morir por Cristo. Así que en la tribulación “el que persevere hasta el fin, éste será salvo” – Si usted se queda y no se va con Cristo en el rapto, usted deberá demostrar su fe manteniéndose firme hasta la muerte- (Tampoco existe tal cosa como “caer de la Gracia”, aunque no estudiaremos ese pasaje por el momento, la Biblia confirma la seguridad del creyente)

    III.            ¿Qué dijo Pablo?
Rom. 8:35  35¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
38Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, deja claro que no existe nada ni nadie que pueda separar al creyente del amor de Dios que es en Cristo Jesús ¿lo cree usted?

Analicemos  los versos 38 y 39: ¿cómo inicia el verso 38? “Por lo cual estoy seguro…”  -Pablo no dice “me imagino, supongo o desearía”, él tiene la certeza que el creyente no puede ser separado del amor de Dios.  ¿Qué cosas no pueden separar al creyente del amor de Dios?:
1)      Ni los extremos de la existencia “..ni la muerte, ni la vida ” (v38b)
2)      Ni los extremos de los poderes sobrenaturales “ni ángeles, ni principados, ni potestades” (v38c)
3)      Ni los extremos del tiempo “ni lo presente, ni lo porvenir” (v38d)
4)      Ni los extremos del espacio “ni lo alto, ni lo profundo” (v39a)
5)      “Ni ninguna otra cosa creada” (v39b) - ¡Ni usted mismo puede hacer que Dios le deje de amar!

¿Y si un creyente se suicida? Aunque este no es el tema a tratar hoy, sepa en primer lugar que el suicidio no es la voluntad de Dios para ningún ser humano, mucho menos para un creyente; pero en el caso extremo de que esto sucediera ¿puede eso separar al creyente del amor de Dios? ¿Es más pecado el suicidio que la mentira, el guardar rencor o el calumniar? –Delante de Dios es igual, pero ni la vida ni la muerte, aún ni nosotros mismo podemos separarnos del amor de Dios que es Cristo Jesús.

Contésteme esta pregunta: ¿Por cuantos pecados murió Cristo? –El murió por todos nuestros pecados, su sangre es capaz de limpiar los pecados pasados, presentes y futuros de toda persona que pone su confianza en él. Además, cuando Cristo expiró su último aliento en el Calvario, todos nuestros pecados eran aún futuros ¿o no?, por lo tanto la cuenta ya está pagada.

    IV.            ¿Qué dijo el apóstol Juan?
1 Juan 5:13   13Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.

¿Podemos estar seguros de nuestra salvación? –Claro que sí. Algunos creyentes juegan a la cuerda floja con su futuro eterno,  están confiando más en su esfuerzo personal que en la perfecta obra de Cristo en la Cruz,   pero si  usted en  esta mañana decide poner toda su confianza en el Señor  Jesús, usted podrá estar seguro que tiene vida eterna y que nada ni nadie podrá separarle del perfecto amor de Dios.

Oremos.


Tres tipos de hombres


¿Sabía usted que la Biblia enseña que Dios  clasifica a las personas? –Él no lo hace  basándose en  la raza, condición social, apariencia física o equipo de futbol del que sea seguidor  (como lo hacemos los seres humanos),  sino que lo hace  con respecto al tipo de relación que las personas tenemos con él.

En la Biblia existen 2 tipos de personas: los hijos de Dios y los hijos del Diablo.
¿Qué se necesita para ser hecho hijo de Dios?  Creer en Jesús y en su sacrifico en la cruz (Juan 1:12), esto lo hemos estado enfatizando los domingos anteriores (y espero que haya quedado claro).

 A parte de esa clasificación, el apóstol Pablo nos enseña que también existen  3 categorías o tipos de personas, las cuales  son importantes que usted como creyente sepa identificarlas  para poder comprender por qué muchos se comportan como lo hacen.
Esta mañana usted tendrá que identificarse con alguno de estos tipos de personas y deberá decidir a cuál de ellos quiere pertenecer.
                                                                                                                                                              
a)      El hombre natural:
1 Corintios 2:14  14Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

El hombre natural (al decir hombre nos referimos tanto a hombres como mujeres) es aquel que no ha puesto su confianza en Jesús para salvación, es un no creyente o inconverso.  Note los que se dice de él:

1-      “No percibe las cosas del Espíritu de Dios”
2-      Las cosas de Dios para él o ella “Son locura”
3-      No las puede entender

Es por eso que alguien que no ha confiado en Jesús no puede entender la Biblia ¿sabía usted eso?, alguien puede ser doctor en Filosofía y letras, pero  por mucho que se esfuerce su nivel académico o su grado de estudio no serán  suficientes para entender la bendita palabra de Dios; en cambio usted y yo si podemos, lo hacemos no por nuestra propia  inteligencia, sino porque una de las labores del Espíritu Santo en nosotros (los que hemos creído en Jesús) es iluminarnos y hacernos entender su Palabra. En el campo espiritual, un doctor en leyes, un ingeniero o médico, son completos ignorantes en comprender la palabra de Dios  sino tienen la presencia del Espíritu Santo ellos.

El hombre natural no entiende la fe (para él el salvarse por creer en Jesús es locura, es algo tonto e ilógico), él no entiende porqué usted debe congregarse regularmente en una iglesia para alabar  Dios y aprender de su palabra o por qué debe servir en un ministerio.  Si usted está  casado/a con un inconverso sabe de qué le estoy hablando, probablemente usted sienta que su marido o su esposa no entienden su amor hacia Jesús,  y la importancia de las cosas espirituales para usted, y así es, ellos están inhabilitados para percibir y entender lo tenga que ver con la vida espiritual.

El factor dominante en el hombre natural son sus  sentidos (se guía por los que ve, por sus sentimientos e intelecto).  ¿Qué necesita el hombre natural? -“Creer en Jesús y así ser salvo”

b)      El Hombre espiritual.
1 Corintios 2:15-16    15En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Más nosotros tenemos la mente de Cristo.
El hombre espiritual es aquel que ha puesto toda su confianza en Jesús y en su obra en la cruz, por lo tanto ha sido salvado, pero también ha rendido su voluntad para ser guiado por el  Espíritu Santo de Dios.

¿Cuál es el factor dominante en la vida del hombre espiritual? El sometimiento al guía del Espíritu Santo y la obediencia a la palabra de Dios.  
Este es el tipo de creyentes que Dios desea que usted y yo seamos, creyentes llenos del Espíritu Santo, que reflejen en sus vidas el carácter de Cristo (el fruto del Espíritu, Gálatas 5:22-23) y que se sometan a la palabra de Dios (Juan 14:21). 

Aclaración: El Espíritu Santo vino a morar permanentemente en la vida de aquellos que hemos creído en Jesús, esto sucede una sola vez en la vida (Efesios 1:13-14).  Pero la llenura del Espíritu Santo sucede muchas veces en la vida del creyente y depende de nuestro sometimiento a él y de la  obediencia a la palabra de Dios.  (Así que no ore porque Dios le envié su Espíritu, ore porque Dios le ayude a someterse a él y así ser lleno del Espíritu Santo)

¿Qué caracteriza al  hombre espiritual? “Juzga todas las cosas”, “no es juzgado por nadie”, “tiene la mente de Cristo”.

c)       El hombre Carnal
1 Corintios 3:1-3 1De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, 3porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?
 
Este es alguien que ha sido salvado,  pero quien  controla su vida no es el Espíritu Santo,  sino su naturaleza pecaminosa (su vieja naturaleza), Pablo le llama “creyente carnal”. 

¿Qué caracteriza al hombre o creyente carnal?
1-      Está en Cristo (1 Cor. 3:1) – Es un creyente y tiene el Espíritu Santo
2-      Es un bebé espiritual (1 Cor. 3:1)
3-      Se comporta como los inconversos (1 Cor. 3:3)  ¿Conoce usted a creyentes así?
Usted debe saber que un creyente viviendo en la carne es capaz de hacer las mismas cosas que un inconverso.  Le pongo un ejemplo: ¿Existen creyentes mentirosos, peleoneros, egoísta, orgullosos,  provocadores de divisiones? – si existen, aunque no es la voluntad de Dios.

Esta semana estaba en un Centro Judicial y escuché de  un pastor a quien estaban procesando de extorsión (y no eran una falsa acusación), nadie en su congregación  creía  que su pastor fuera capaz de hacer eso, pero existían pruebas suficientes para incriminarlo. ¿Qué podemos decir de esto? –O bien es un falso hermano (que no ha creído verdaderamente) o es un creyente que decidió darle rienda suelta a la carne y prefirió ganar dinero de manera fácil. 

¿Puede un creyente que vive en la  carne cometer en algún momento de locura cometer un homicidio, o enredarse en relaciones sexuales ilícitas? –Sí puede, un creyente viviendo en la carne es capaz de hacer las  mismas cosas de los inconversos

Entonces ¿qué pierde un creyente que vive en la carne?

1)      Su Galardón o recompensa.   1 Corintios  3:15  15Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego. (Note que no pierde su salvación, sino las recompensas en el tribunal de Cristo)

2)      Su comunión con Dios. 1 Juan 1:6  6Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;
Lucas 15:11-24: la parábola del hijo prodigo trata de un creyente (un hijo) que se aleja de su Padre,  malgasta todo lo tiene y llega tocar fondo, al final cuando “vuelve en sí”  regresa a su Padre arrepentido.  ¿Dejó de ser hijo por alejarse? –No,  ¿Qué perdió? – La comunión y las bendiciones de su Padre.

3)      El gozo en su vida cotidiana.  Salmo 51:12  12Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente. (palabras de David después de haber pecado de adultero, homicida y mentiroso)

Aunque la salvación no se puede perder, si es posible que producto del pecado el creyente pierda el gozo de su salvación. Un creyente viviendo en la carne no podrá sentirse bien, en doblemente miserable: no está bien con Dios y no se sentirá satisfecho en el mundo.

4)      Su testimonio y ministerio con otros.  Mateo 5:13-14  13Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

14Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

5)      Bendiciones y oportunidades. A veces nuestra carnalidad  nos puede hacer perder grandes oportunidades que Dios nos tenía preparadas, ¿Cuántas bendiciones habremos perdido por no estar sujetos a la voluntad de Dios?

¿Qué necesita el creyente carnal? –Restaurar su comunión con Dios, confesando   y aparatándose  de sus pecados (1 Juan 1:9)

¿Qué clase de hombre/mujer es usted?
-¿Es un hombre natural? – Necesita creer en Jesús
-¿Es un hombre espiritual? -Manténgase firme
-¿Es un hombre carnal? – Arregle hoy su situación con Dios. Confiese su pecado, apártese de él. Sométase al control del Espíritu Santo y obedezca la Palabra de Dios; entonces  experimentará las bendiciones y la alegría que tanto ha estado anhelando en su vida.