Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2012

Los “Yo Soy” de San Juan

Imagen
¿Se ha preguntado usted alguna vez qué revela cada evangelio sobre la persona de Jesucristo? ¿Cómo nos lo presenta Mateo, Marcos, Lucas y Juan? - Mateo presenta a Jesús como Rey (el hijo de David), Marcos como Siervo, Lucas como Hombre (el Hijo del Hombre) y San Juan nos lo presenta como Dios. Esta mañana estudiaremos brevemente los 7 “Yo Soy” que aparecen en San Juan y que dejan en claro la naturaleza divina de nuestro Señor Jesús. (Si usted presta atención a esto, tendrá un argumento bíblico sólido para responder a cualquier secta que niegue la deidad de Cristo)“YO SOY”en el Antiguo Testamento:El capítulo 3 de Éxodonos narra cómo fue el llamamiento de Moisés, Dios se le aparecióen medio de una zarza ardiente que no se consumía (Ex. 3:2) y le asigna una misión: ir y liberar a Israel de la esclavitud de Egipto (Ex. 3:8). Si usted ha leído la historia, recordará que en esa pláticaMoisés, aparte de exponer las razones por las cuales él no se consideraba el indicado para la misión le hac…

La gracia de Dios es Suficiente.

Imagen
¿Alguna vez se ha quedado sin palabras o se ha visto imposibilitado al tratar de consolar  a alguien que sufre? – Si su respuesta  es que sí, en esta ocasión  estudiaremos un episodio en la vida de Pablo donde encontraremos la provisión de Dios para ayudarnos a  enfrentar aquellas situaciones que consideramos difíciles de soportar. 

2 Corintios 12:1-10
Situémonos en el contexto del pasaje: Si usted ha leído 2 Corintios habrá notado que Pablo tuvo que confrontar a estos hermanos en muchas ocasiones debido a que ellos  ponían  en duda su autoridad apostólica, al parecer se habían dejado engañar por algunos falsos apóstoles que presumían  ser superiores a Pablo y que deseaban descreditarlo ante los corintios  (2 Cor.11:13, 22-23). Es debido a esto que se escriben las palabras del capítulo 12, del cual estudiaremos los primeros versículos.      – ¡Comencemos!
1Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor. Pablo comienza recordándonos  que no …