Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2014

Los “Yo Soy” de San Juan

Imagen
¿Se ha preguntado usted alguna vez qué revela cada evangelio sobre la persona de Jesucristo? ¿Cómo nos lo presenta Mateo, Marcos, Lucas y Juan? - Mateo presenta a Jesús como Rey (el hijo de David), Marcos como Siervo, Lucas como Hombre (el Hijo del Hombre) y San Juan nos lo presenta como Dios. Esta mañana estudiaremos brevemente los 7 “Yo Soy” que aparecen en San Juan y que dejan en claro la naturaleza divina de nuestro Señor Jesús. (Si usted presta atención a esto, tendrá un argumento bíblico sólido para responder a cualquier secta que niegue la deidad de Cristo) “YO SOY”     en el Antiguo Testamento: El capítulo 3 de Éxodo   nos narra cómo fue el llamamiento de Moisés, Dios se le apareció   en medio de una zarza ardiente que no se consumía (Ex. 3:2) y le asigna una misión: ir y liberar a Israel de la esclavitud de Egipto (Ex. 3:8). Si usted ha leído la historia, recordará que en esa plática   Moisés, aparte de exponer las razones por las cuales él no se consideraba el indicado

Cuando Jesús Invade tu Familia: Principios bíblicos para El Matrimonio (La Exclusividad) Parte II

Imagen
- Leer la primera parte - Un principio más: La relación matrimonial debe estar por encima de los hijos. Un error muy frecuente que los matrimonios cometen   con la llegada de los hijos, es comenzar a descuidarse uno del otro y enfocarse más en desempeñar el papel de padres, que el de esposos.   Generalmente esto ocurre   en las mujeres,   y lo que sucede   es que   colocan la relación con   sus   hijos por encima de la relación con su pareja, a tal punto que se vuelven la excusa perfecta para dejar de atender las necesidades del   cónyuge…   Para algunos matrimonios lo único que los mantiene unidos son los hijos, de lo contrario   hace mucho tiempo se hubiera separado…    ¿conoce usted matrimonios de ese tipo?,    ¿Por qué ocurre esto? –simplemente porque no se esforzaron en   seguir el modelo bíblico de matrimonio y de familia. Hagamos un experimento: Imagínese por un moment o que usted tiene que elegir entre salvar la vida de su cónyuge y la vida de uno de sus hijos,