Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2015

Los “Yo Soy” de San Juan

Imagen
¿Se ha preguntado usted alguna vez qué revela cada evangelio sobre la persona de Jesucristo? ¿Cómo nos lo presenta Mateo, Marcos, Lucas y Juan? - Mateo presenta a Jesús como Rey (el hijo de David), Marcos como Siervo, Lucas como Hombre (el Hijo del Hombre) y San Juan nos lo presenta como Dios. Esta mañana estudiaremos brevemente los 7 “Yo Soy” que aparecen en San Juan y que dejan en claro la naturaleza divina de nuestro Señor Jesús. (Si usted presta atención a esto, tendrá un argumento bíblico sólido para responder a cualquier secta que niegue la deidad de Cristo)“YO SOY”en el Antiguo Testamento:El capítulo 3 de Éxodonos narra cómo fue el llamamiento de Moisés, Dios se le aparecióen medio de una zarza ardiente que no se consumía (Ex. 3:2) y le asigna una misión: ir y liberar a Israel de la esclavitud de Egipto (Ex. 3:8). Si usted ha leído la historia, recordará que en esa pláticaMoisés, aparte de exponer las razones por las cuales él no se consideraba el indicado para la misión le hac…

Cambiando aflicciones por oraciones

Imagen
Filipenses 4: 6-7Será el pasaje bíblico en el que nos enfocaremos en esta ocasión, observe como comienza:   “Por nada estéis afanosos…” Todos nosotros enfrentamos angustias y preocupaciones a diario (eso es indiscutible), quizás algunos en este preciso momento estemos  pasando por serias aflicciones de carácter económico, se aproxima el fin de mes y las cuentas por pagar siguen y siguen acumulándose...  Algunos quizás estén enfrentando serios problemas relacionados con la familia, con sus padres, hijos o cónyuge, otros a lo mejor sea una enfermedad, un diagnóstico médico que ha hecho que la vida se le desmorone por completo...  en fin, existen tantas cosas que pueden robarnos la paz y la tranquilidad hasta el punto de quitarnos el hambre o el sueño, y si ese es su caso en estos momentos quiero recordarle  lo que  Dios ha dicho en su palabra "por nada estéis afanosos", “por nada estén afligidos”. ¿Puede un  creyente experimentar aflicciones? – ¡Pues claro que sí! …