sábado, 9 de agosto de 2014

Principios bíblicos para El Matrimonio. Parte II (La Exclusividad)

Principios bíblicos para El Matrimonio. Parte II.

Serie: Cuando Jesús Invade tu Familia.





Un principio más: La relación matrimonial debe estar por encima de los hijos

Un error muy frecuente que los matrimonios cometen  con la llegada de los hijos, es comenzar a descuidarse uno del otro y enfocarse más en desempeñar el papel de padres, que el de esposos.  Generalmente esto ocurre  en las mujeres,  y lo que sucede  es que  colocan la relación con  sus  hijos por encima de la relación con su pareja, a tal punto que se vuelven la excusa perfecta para dejar de atender las necesidades del  cónyuge…  

Para algunos matrimonios lo único que los mantiene unidos son los hijos, de lo contrario  hace mucho tiempo se hubiera separado…   ¿conoce usted matrimonios de ese tipo?,   ¿Por qué ocurre esto? –simplemente porque no se esforzaron en  seguir el modelo bíblico de matrimonio y de familia.
Hagamos un experimento: Imagínese por un momento que usted tiene que elegir entre salvar la vida de su cónyuge y la vida de uno de sus hijos,    ¿A quién escogería? –Algunas de las hermanas  sin dudarlo elegirían a sus hijos… “y hay que se muera el viejo… con tal que tenga un buen seguro de vida (¡que sirva para algo!)”

Bíblicamente, ¿A quién debería preferir?  - ¡Debería ser a su esposo o esposa!

Le pongo un ejemplo bien sencillo que demuestra quien es más importante para usted (dirigiéndome a las mujeres): a la hora de servir la comida ¿a quién le sirve primero? –Algunas indudablemente dirán “primero mis hijos”, segundo “se sirve usted misma”, tercero  le sirve la comida al  “chucho” y por último… si  es que sobra,  que se sirva el marido el solo.   ¿Quién tiene el derecho bíblicamente a que se le sirva y se atienda primero? -es el esposo, luego en segundo lugar los hijos… si usted ha cambiado el orden de prioridades en su vida  no sería de extrañarse que su matrimonio no vaya por buen camino.

Bíblicamente cuando alguien está casado su prioridad debe ser su  cónyuge antes que sus  hijos y antes que sus padres. ¿Amén?
Si esto no es verdad en su matrimonio,  la palabra de Dios le reta hoy a hacer los cambios necesarios para corregir pronto esta situación, recuerde que  al final los hijos se van… y quien va a estar con usted hasta que la muerte los separe será su esposo/a, así que vale la pena invertir en esa relación… ¡no la descuide!

2)  El principio de La exclusividad.   Génesis 2:24b “…y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. 

¿Cuántas mujeres creó Dios para Adán? –Una (aunque las estadísticas digan que existen 7 mujeres para cada hombre),   ¿Cuántos maridos le dio a Eva? –Uno.  El matrimonio fue diseñado por Dios como una relación exclusiva entre dos personas, es un hombre con una mujer que llegan a convertirse en  uno, tanto física como emocionalmente.

El verso 24 nos describe las  2 condiciones que deben darse para que una pareja pueda disfrutar de una relación sexual aprobada por Dios, ¿Cuáles son estas condiciones?:

    -El sexo solo debe ocurrir entre un hombre y una mujer (no entre personas del mismo sexo)
    -Solo debe experimentarse en el contexto de un matrimonio formal.
 ¿Qué es un matrimonio formal? 
Es aquel que está avalado por las leyes civiles de su país. Si bien es cierto que el matrimonio    religioso es  un testimonio público para los hijos y la sociedad (y los creyentes deberíamos de hacerlo  de esta manera),  de nada le serviría a una pareja decir que “están casados delante de Dios” sino no lo han hecho por medio de las leyes civiles de su país.  Le digo esto porque algunas personas deciden vivir en unión libre y se excusan diciendo que aunque no han firmado ningún documento legal, si han hecho un compromiso con Dios de amar a esa otra persona,  pero aunque esto suene   “bonito” o “romántico”, el matrimonio que cuenta ante Dios es aquel que está  respaldado  por las     leyes civiles de los hombres, recuerde  lo que dice la biblia en 1 Pedro  2:13 y  Romanos 13:1.

1 Pedro 2:13 13 Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior,

Romanos 13:1  Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.

Aquí hay algo más que debemos observar, ¿por qué el sexo está enmarcado exclusivamente dentro del matrimonio? –La razón es que la voluntad, el deseo de Dios es que los hijos nazcan y crezcan dentro una familia, donde ambos,   papá y mamá están presentes.  

Hoy en día está de moda la paternidad y la maternidad irresponsable –como escuchábamos en el mensaje del domingo pasado-  

Paternidad irresponsable porque hay muchos hombres que engendran hijos y no cumplen su papel de padre (Alguien escribió por ahí que el hecho que alguien sea el progenitor no le acredita para recibir el  título de padre).
 
y maternidad irresponsable, porque existen muchas mujeres que  por placer o por un deseo egoísta de no estar solas, tienen relaciones sexuales con hombres que lo menos que quieren es  hacerse responsables de una familia. El resultado de esto es que los   hijos nacen en hogares donde no existirá  la figura paterna porque la madre nunca pensó más allá del aquí y ahora.  Por eso si usted anda de novio/a con alguien, hágase esta pregunta ¿es este el padre o la madre que deseo para mis hijos?

Regresando al tema de la exclusividad en el matrimonio…
Cuando usted se casa se compromete a ser exclusivo para la otra personas, para su esposo/esposa.  La exclusividad tiene que ver con la parte afectiva  e indudablemente con la parte física o sexual. 

¿Está manteniendo usted la exclusividad en su matrimonio? En otras palabras ¿le está siendo  fiel a su esposo/a? –La gente busca cualquier excusa para la infidelidad (… es que ya no me atiende como antes, que ya no es romántico, o que ya no quiere cumplir su deber conyugal… en fin, infinidad de excusas),  pero delante de Dios no existe ninguna causa válida que justifique faltar a la promesa de fidelidad. 

Cuando usted decidió casarse se comprometió con Dios y con la otra persona a guardarse fidelidad mutua, y esto debe cumplirse  “a pesar de…”, quizás su cónyuge no merezca que usted le sea fiel, pero usted debe esforzarse por cumplir su parte, recuerde que al final Dios es el Juez, y el estará del lado del cónyuge que está obedeciendo su palabra.

Ahora, si su cónyuge le ha sido infiel, eso no  justifica que usted también  haga lo mismo. El mundo nos engaña haciéndonos creer que “un clavo saca a otro clavo” o que “si alguien se las hizo uno vez, usted tiene que  hacérselas  dos”, pero eso no cierto.  Lo mejor es dar lugar a que Dios tome cartas en el asunto, recuerde lo que dice  Hebreos 13:4

Hebreos 13:4 (Lenguaje Sencillo) 4 Todos deben considerar el matrimonio como algo muy valioso. El esposo y la esposa deben ser fieles el uno al otro, porque Dios castigará a los que tengan relaciones sexuales prohibidas y sean infieles en el matrimonio.

Así que no tome la venganza en sus manos… recuerde que  Dios estará siempre del lado del cónyuge inocente. 

Ahora bien, la infidelidad  en el matrimonio no sólo tiene que ver con la parte sexual, sino también con cualquier otro vínculo amoroso  que puede establecerse con otra  persona que no sea su esposo o esposa

Debemos tener cuidado de no fomentar relaciones con personas del sexo opuesto que puedan llevarnos al adulterio emocional,  hoy en día con las redes sociales y con tantas formas de comunicación,  es muy fácil (si nos descuidamos) fomentar relaciones  o platicas que a la larga vengan a erosionar la relación matrimonial… lo más saludable para usted y su matrimonio es no establecer lazos demasiado cercanos con personas del sexo opuesto que no sean ni su esposo o su esposa… recuerde que  los adulterios no empiezan en una cama, sino en pequeñas cosas que nos vamos permitiendo con personas del sexo opuesto…un cafecito, una salida juntos (en plan de amigos),  unos cuantos mensajes de texto con un toque de coquetería….y  al final la historia podría terminar en la cama… ningún adulterio sucede de la noche a la mañana así que lo mejor es guardarnos y evitar cualquier situación que pueda traernos consecuencias desastrosas en el matrimonio.

 -Recuerde que la biblia afirma que el matrimonio es una relación exclusiva… hasta que Cristo venga o que la muerte los separe (no hasta que la otra los separe).

...Luego continuaremos con la tercera parte de estudio, ¡Dios le bendiga! 

1 comentario:

  1. Excelente artículo y que es bueno de tener en mente porque nos ayuda mucho a conseguir esos prinicipios de equilibrio y de respeto que tenemos que tener en todo momento en el matrimonio para que todo vaya bien y seamos felices que al final es lo que se pretende...

    ResponderEliminar

Si este tema ha sido de bendición para tu vida, déjanos tus comentarios.