jueves, 19 de agosto de 2010

La Meta de una Mamá


09/05/2010

¿Quiénes de las que están aquí ya son mamás?, ahora levanten la mano las madres en potencia.
Bueno, no importa si usted ya es mamá o no, esta mañana vamos a aprender algunas verdades que Dios nos quiere enseñar por medio de su palabra, y le van a servir tanto si usted ya es mamá, como si un día desea serlo. Quiero comenzar haciéndoles una pregunta, ¿Cuál creen ustedes que es la meta que toda mamá debe tener para con sus hijos?
-Algunas van a decir “que arreglen la cama o que laven su ropa” – Es broma. Quizás algunas mamás dirán “Mi meta es que mis hijos sean profesionales, que estudien una carrera que les permita ganar mucho dinero”, alguien también dirá “mi meta es que mis hijos lleguen a ser gente famosa, que se destaquen en los estudios, en el arte o en los deportes”.
Todo lo que mencionamos está bien, pero la meta de una mamá va mas allá de los éxitos materiales que sus hijos puedan alcanzar, la meta de una mamá debe ser que sus hijos amen y sirvan al Dios que puede darles todo lo que hemos mencionado. Esta mañana vamos a ver el ejemplo de una madre que logró esa meta. Su nombre es Ana.
Busquemos 1 de Samuel Capitulo 1
Ana: Significa gracia, graciosa
La situación de Ana:
a) Tenia que compartir el amor de su marido. V2
El propósito de Dios para el matrimonio era y es que el hombre tenga una sola mujer (por eso dijo en Génesis “y los dos serán una sola carne” ), pero el ser humano pecador comenzó a practicar la poligamia. Más adelante Dios va a pedirle a sus hijos que deben ser “maridos de una sola mujer” (1 Tim1 3:2, 12) y ”mujer de un solo marido” –Para que no nos toque solo a nosotros los hombres –

b) Era estéril. V5 El no poder tener hijos era considerado como una maldición, si una mujer no podía tener hijos, el marido tenía el derecho aún de divorciarse, o en ocasiones la esposa le entregaba una sirvienta para que su marido estableciera descendencia. (Recuerde el caso de Abraham y Sara). 

c) Se burlaban de ella V6 . A todo lo que acabamos de leer hay que sumarle las burlas continuas que le hacia Penina y la vergüenza que Ana sentía ante la critica de la gente.

d) Su sufrimiento. V7 . Ana se deprimía a tal punto que dejaba de comer, a pesar que su marido se esforzaba por hacerla sentir bien, note que Elcana le daba una parte escogida a Ana, como si ella tuviera hijos. Para Ana el no poder tener hijos era un sufrimiento terrible
- Si usted es mamá debe estar muy agradecida con Dios, ya que es el quien le ha dado ese regalo.
En medio de esa situación tan difícil, Dios tenía un propósito para Ana, él la iba a utilizar para traer al mundo a una persona muy importante para Israel, a Samuel. Y Ana es un modelo de madre Cristiana, que todas las mujeres deberían imitar.
Algunas características que Ana les enseña las madres:
a) Buscó a Dios V10
El hecho de concebir y criar buenos hijos, es una labor que demanda la ayuda de Nuestro Dios. Les pregunto a las madres ¿Es tarea fácil criar buenos Hijos?- Por supuesto que No.
Usted como madre debe reconocer que si no busca a Dios y lo hace parte de su vida y de la de sus hijos, de nada sirve que usted se esfuerce tanto, recuerde lo que dice el Salmo 127:1 “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican…”
Así que si usted en esta mañana está teniendo problemas con sus hijos (o cualquier clase de problema que le aflija), busque a la única persona que le puede ayudar, a nuestro Señor Jesucristo. Y el primer paso que debe dar, si no lo ha hecho es entregarle su vida.

b) Reconoció que los hijos son herencia de Dios. V11,
Ana sabía que si ella llegaba a tener un hijo, ese niño no seria ni de ella ni para ella, ese niño seria de Dios y para Dios
Dice la Biblia que “Herencia de Jehová son los hijos…” Salmo 127:3
¡Dios le ha dado a sus hijos! -Usted como mamá debe saber que sus hijos no son suyos, sino que es Dios quien se los ha prestado para que sea usted quien se encargue de cuidarlos, educarlos y enseñarles a conocerle.
¡Cuan a menudo nosotros los seres humanos nos hacemos dueños de las cosas que no nos pertenecen!, a veces nosotros decimos “mi casa, mi carro, mis hijos”, pero la forma correcta debería ser “la casa que Dios me dio, los hijos que Dios me ha prestado”.
Como madre debe recordar que: Sus hijos no son suyos, le pertenecen a Dios y el le va a pedir cuentas a usted por ellos, así que esfuércese por administrar bien los que el le ha dado. 

c) Oró por su hijo aun antes de nacer V10-11.
¿Cuántas mamás oraron por sus hijos antes de que estos nacieran? ¿Cuántas mamás oran por sus hijos hoy que ya nacieron?
– Recuerde que la oración del justo puede mucho y usted no sabe de cuantas cosas Dios ha librado a sus hijos gracias a las oraciones que usted hace por ellos. Se recuerda lo que hacia Job, el ofrecía Sacrificios a Dios diciendo “por si mis hijos hubieren pecado”.- Job se preocupaba por sus hijos (pero hay que aclarar que la salvación de sus hijos es una decisión personal que usted no podrá hacer por ellos, pero si podrá orar para que ellos sean sensibles al llamado de Dios y se decidan a aceptarle)
Sin duda alguna, aunque Ana después de que llevó a Samuel al templo no lo miraba todos los días, ella se acordaba de él en sus oraciones – Yo pienso que si lo hacia.. 

d) Estuvo pendiente de las necesidades de su hijo.
Lo cuidó y alimentó: v22
Le proveyó vestido y le demostró su amor: 2:19.
(Samuel se sentía especial, amado por su madre, ella todos los años le hacia una túnica y se la llevaba al templo, note que no la compraba, sino que sin duda alguna la confeccionaba con mucho cariño para su hijo)
¿Y usted como madre/padre de familia está pendiente de las necesidades de sus hijos?
-Espero que sí. Pero las necesidades físicas y emocionales no son suficientes, hay una necesidad espiritual de la cual usted también es responsable. 

e) Reconoció que su objetivo como madre es que la vida de su hijo Glorifique a Dios.
Ana se comprometió a dedicar la vida de su Hijo al servicio de Dios, ella fue un buen ejemplo de amor y compromiso con Dios. V27-28
¿Es usted un ejemplo de madre comprometida con Dios? ¿Pueden sus hijos decir que usted les enseña o les enseñó a amar y respetar a Dios?
Es triste como muchas madres se esfuerzan para que sus hijos sean los mejores académicamente, porque tengan quizás todas las comodidades o que obtengan la ciudadanía de algún país importante, pero se descuidan de la vida espiritual de sus hijos, algunas prefieren que su hijo/a no falte a una clase de ingles o de deportes, pero no les interesa que asista a la escuela dominical. Se preocupan por hacerlos ciudadanos americanos, pero no por que sean ciudadanos celestiales.
Yo les hago una pregunta: ¿Al final de cuentas que es lo más importante, que usted prepare a sus hijos sólo para vivir en esta vida o que también los prepare para la eternidad? – Usted es un factor determinante en la vida espiritual de sus hijos, al menos cuando están pequeños. Recuerde que lo que no haga cuando sus hijos hoy que tienen 2, 5, 7 años, muy difícilmente lo va a lograr cuando ellos tengan 12, 15, 17 años.
f) Una madre que modela el temor y amor a Dios en sus hijos, sin duda alguna será exaltada por Dios y por los hombres.
1 Samuel 2:11, 18, 21, 26
Ana fue la madre de una de las figuras prominentes en la Biblia: Samuel, quien llegó a desempeñar 3 grandes cargos, fue Sacerdote, Profeta y Juez de Israel.

Samuel Coronó al primer rey de Israel, Saúl. Pero quizás mas importante que eso, el fue quien ungió al rey mas famoso de Israel y del cual iba a venir el Mesías, el rey David.
Ana nunca se llegó a sentir avergonzada por algo que hiciera Samuel, al contrario, se sintió realizada al saber que aquel niño que un día dedicó a Jehová, vivió una vida acepta delante de Dios y de los Hombres.

¿Desea usted eso para sus hijos? – Siga el ejemplo de Ana.
Y Si usted esta mañana nos visita por primera quiero invitarle a que pueda tomar la mejor decisión para su vida y la de sus hijos, invite hoy a Jesús a entrar en su corazón.

-Oremos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si este tema ha sido de bendición para tu vida, déjanos tus comentarios, ¡Nos alegrará saber tí!
También puedes darle me gusta a nuestra página de facebook y canal de youtube. ¡Dios te bendiga!