jueves, 19 de agosto de 2010

La batalla de la mente



19-06-2010
La batalla de la mente
¿Cuántos de los que estamos aquí somos santos? -Amen
¿Cuántos vivimos vidas santas? – (y hubo silencio en la tierra como por media hora)
La biblia habla que nosotros somos santificados en Cristo Jesús, pero que a la vez somos llamados a ser santos, ¿cómo será eso?

1 Cor. 1:1-2 1Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes, 2a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro

La palabra santo/a significa “apartado/ separado para Dios”, significa que somos exclusivos, es decir que Dios nos ha puesto a parte, nos ha sacado del montón para que seamos sus hijos.

La Biblia enseña que por medio del sacrificio de Cristo, nosotros los pecadores somos santificados, Dios nos considera santos por medio su hijo (asi que pueden decirle santo/a a la persona que esta a la par suya), a esto se le conoce como la santidad posicional; pero ustedes dirán: ¿y entonces por qué hay tantos jóvenes que dicen ser hijos de Dios (dicen ser cristianos) y sus vidas o sus testimonios dejan mucho que desear? La respuesta es que, aunque somos santificados posicionalmente por medio de Cristo y esto nos permite tener entrada a la presencia de Dios, también existe una santidad práctica, una santidad que se pone a prueba día con día.

Dios desea que sus hijos sean santos en la vida practica, el desea que su pueblo sea diferente, Dios no te ha salvado para que seas igual a los demás, tu vida y mi vida deben reflejar que Dios vive en nosotros. ¿Estas marcando la diferencia con tus amigos, en la escuela, en la universidad, en el trabajo, en tu forma de hablar, o de vestir? ¿o simplemente somos como Vicente, que vamos a donde va toda la gente? – La biblia dice que Somos santos en Cristo Jesús, pero que también somos llamados a ser santos en nuestra forma de vivir.

Con ese panorama que les acabo de explicar, les pregunto: ¿Será que también debe existir santidad en nuestros pensamientos?

-¡Pues claro!, Dios desea que nuestras acciones, nuestros ojos, nuestros oídos y que aun nuestra mente este impregnada de su presencia, la santidad que Dios espera de nosotros incluye todo, aun nuestros pensamientos. Y creo que es ahí donde muchos de nosotros tenemos problemas, a veces podemos dominar nuestras acciones y no cometer algún pecado físicamente, pero jugamos con el pecado en nuestra mente.

Mateo 5:27 27Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

¿Dónde se cometió el pecado? – En el corazón, en otras palabra en la mente.
Jesús nos aclara que el pecado no sólo es físico, cómo quizás muchos pensamos, sino que también está en las intenciones, en los pensamientos que van en contra de lo que Dios ha dicho.

Alguien puede decir, bueno yo nunca me he acostado con nadie, nunca he robado, nunca he matado, nunca he insultado a mis padres, nunca he hecho esto o lo otro, pero ¿Cuántas veces lo has pensado? – a muchos quizás les pasa como la caricatura del dr. Merengue, que por fuera no hace ni dice nada, pero por dentro, en su mente si.

¿Por qué tenemos malos pensamientos? 

a) En primer lugar, por el pecado. Dios creó al hombre con una mente santa, es lo que se le conoce como “el estado de la inocencia”.
Génesis 2:25 25Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.
Después de que el pecado entrara en el mundo: Génesis 3:10 0Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.
Veamos como fue progresando el pecado, Génesis 6: 5 5Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal

b) Tenemos malos pensamientos porque nosotros mismos los alimentamos.
Santiago 1:13-15 13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia (Deseos) es atraído y seducido. 15Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

El pasaje que acabamos de leer dice que la Batalla con el pecado se gana o se pierde en la mente, Si tú, cuando llegan los malos pensamientos te pones a jugar con ellos y le sigues dando vuelta en tu mente, les pones alas, los empiezas a colorear, les pones patas y cola, entonces el resultado es el pecado. ¿Por qué muchos/as caen en pecados sexuales? – por que han estado llenando su mente con ese tipo de pensamientos.

Alguien dijo la siguiente frase: “No podemos evitar que las aves vuelen sobre nuestra cabeza, pero si que hagan nido ella”, en otras palabras quiere decir que “no podemos evitar que vengan malos pensamientos a nuestra mente, pero si podemos evitar que se queden en ella”. Cuando a algún mal pensamiento venga a tu cabeza hay que decirnos a nosotros mismos “Con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí…”

¿Cómo puede combatir los malos pensamientos?
-Deja de ver/escuchar programas que van en contra de lo que Dios ha dicho. Ejemplos: videos musicales (los de perreo, reggeton, salsa, cumbia, rancheras, etc), programas de radio que promueven la vida loca, el sexo libre y el homosexualismo, las Novelas (¿Qué enseñan los novela?), ciertas caricaturas (ej. padre de familia, american dad, los Simpson, South-park), etc.

Si tu estas teniendo problemas con la santidad de tu mente, pídele ayuda a Dios, deja que el Espíritu Santo te ayude a barrer tu cabeza, que saque la basura que has dejado entrar, y decídete a llenar tus pensamientos con la palabra de Dios.
Filipenses 4: 8 8Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.
Oremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si este tema ha sido de bendición para tu vida, déjanos tus comentarios.