jueves, 19 de agosto de 2010

Personas o actitudes que no agradan a Dios: Ojos Altivos (Prov. 6: 16-19)


Personas o actitudes que no agradan a Dios: Los ojos Altivos
 (Prov. 6: 16-19)
¿Qué es lo que a usted más le desagrada en una persona que quiere ser su amiga? Algunos dirán que sea chismosa, que sea mal educada, que hable malas palabras, que no tenga dinero, que sea mentirosa, otros dirán “que no se bañe y huela mal”, o que sea aburrida… y quizás algunos dirán – a mi lo que me puede caer mal es que sean presumidos.

Pues bien, todos nosotros tenemos una lista de cosas o actitudes que nos hacen guardar la distancia con cierto tipo de personas, pero ¿se ha preguntado usted alguna vez si Dios tendrá una lista de cosas o actitudes que a él le desagraden? – Pues si, la Biblia menciona algunas cosas que como diríamos en buen salvadoreño “le caen mal a Dios”.

Proverbios 6: 16-19
16Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma:
17Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente,
18El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal,
19El testigo falso que habla mentiras,
Y el que siembra discordia entre hermanos.

A este tipo de proverbio se le conoce como proverbio numérico, es un artificio literario utilizado en escritos sapiensales, el cual consiste en hacer una enumeración dando primero una cifra y añadiendo una unidad más a la original. Ej. Prov. 30:15-33

El verso 16 comienza diciendo que existen seis, o mejor dicho siete cosas que a Dios le desagradan, es de aclarar que aunque aquí solo se mencionan 7, el libro de los proverbios tiene una lista de al menos 14 clases de cosas, personas o acciones que Dios rechaza; pero esta noche sólo nos enfocaremos en la primera que menciona el pasaje.

Quiero que observe 2 palabras que describen lo que Dios siente ante este tipo de acciones o ante aquellos que las practican, el proverbista dice que Jehová, nuestro Dios “Aborrece” y “Abomina” estas cosas. La idea con estas palabras es que ante los ojos de Dios estas actitudes son “detestables”, “repugnantes”, “asquerosas”, “contrarias a su naturaleza”, dicho en otras palabras “Dios no las soporta”, es como lo que siente usted cuando ve una rata o una cucaracha en su cocina, usted siente repulsión hacia ellas y no quiere ni verlas (¿o hay alguien a quien le gusten?- creo que no).

¿Cuáles son estás actitudes o clases personas que Dios no soporta? verso 17

1) Los ojos altivos, la gente orgullosa, aquellos que piensan que no necesitan de nadie y que menosprecian a otros, los que actúan con arrogancia y soberbia, los que nunca perdonan ni piden perdón a otros. Dios detesta a los/las orgullosas ¿lo sabía?
Observe el verso 17, ¿No le parece curioso que el orgullo sea el primero que aparece en la lista?, quizás algunos esperábamos que apareciera la idolatría o el asesinato en primer lugar, pero lo primero que Dios dice, “yo detesto a los orgullosos, los aborrezco, no los soporto”

Veamos algunos pasajes:

Salmo 138:6 6 Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos
Proverbios 16:5 5 Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; Ciertamente no quedará impune

Proverbios 21:4 4 Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y pensamiento de impíos, son pecado.

1 Pedro 5:5 5Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes,

La Biblia enfatiza que Dios no se lleva con los de corazón altivo, con los orgullosos. No puede existir una relación íntima entre Dios y una persona orgullosa. A Dios le gusta relacionarse con los humildes, con aquellos que reconocen que todo lo que son y todo lo que tienen es gracias él. A los altivos Dios los mira de lejos. Piense por un momento ¿Es usted una persona altiva/orgullosa?

Le presento algunas características de una persona con corazón altivo:

a) Piensa que no necesita de nadie, se cree autosuficiente, piensa que lo tiene todo y que si algo le hace falta, es capaz de obtenerlo con sus propias fuerzas

b) Nunca admite sus errores, siempre está en lo correcto. Una persona con corazón altivo es, como dijera un profesor mío, pariente de Van dame (es decir que nunca pierde)

c) No es capaza de perdonar, ni de pedir perdón genuinamente. Una persona altiva dice algo más o menos así: “yo creo que no le he hecho nada, pero discúlpeme si en algo le he ofendido”. ¿ha escuchado usted personas decir esto? (quizás algunos de nosotros lo hemos dicho)

d) Menosprecia a los demás. Para el o ella, las demás personas son inferiores y sin importancia. Una persona altiva también hace acepción de personas.

e) No admite consejos, Considera que todo lo sabe y que no hay nadie capaz de enseñarle nada nuevo.

f) Quiere que todo se haga como el/ella dice, aun a pesar de estar equivocado.

Quizás a muchos de nosotros Dios nos está pidiendo que trabajemos esta área de nuestra vida, no le voy a pedir que levante su mano, pero si usted sabe que en su corazón existe un poco de altivez, hoy la Biblia nos recuerda que eso es una de las cosas que a Dios más le desagradan, ¿qué podemos hacer? pidámosle perdón a Dios y pongamos de nuestra parte para cambiar esa actitud.

¿Cuál es el antídoto para el orgullo/altivez? –Una inyección de humildad
La humildad, mis queridos hermanos no es sinónimo de pobreza como muchos creemos, es una actitud del corazón. Según el NT, la humildad implica dejar a un lado lo que somos, nuestros privilegios y derechos y ponerlos al servicio de otros, esta actitud la que nos hace grandes en el reino de los cielos (recuerde el mejor ejemplo de humildad, nuestro Señor Jesús).

Lucas 14: 11 11Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido.

¿Qué hace Dios con los de corazón altivo? –Los humilla, Dios tiene muchas maneras para hacernos poner los pies en la tierra y recordarnos que sin él no somos nada.
¿Recuerda usted la historia del gran rey Nabucodonosor, el rey de babilonia que en tiempos de Daniel levantó una estatua de si mismo para que todos la adoraran? , el corazón de este rey se había enorgullecido tanto que Dios tuvo que hacerlo bajar de esa nube.

Daniel 4:28-33
28Todo esto vino sobre el rey Nabucodonosor. 29Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real de Babilonia, 30habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? 31Aún estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti; 32y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere. 33En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves.

-El gran rey Nabucodonosor pasó de comer grandes manjares en su palacio a comer hierba como un animal, paso de ser temido y respetado a ser objeto de burla y de lastima.
La palabra de Dios se cumple, Dios dijo que el que se enaltece será humillado. Si alguno de nosotros le hemos dado entrada a la altivez en nuestro corazón, aún estamos a tiempo de cambiar y evitar que Dios tome cartas en el asunto, es mejor aprender de los errores de otros y no esperar a vivir las cosas en carne propia.

Según lo que leímos en Lucas 14:11 ¿Qué pasa con el que se humilla? – Dios mismo se encarga de exaltarlo.

Regresemos al ejemplo de Nabucodonosor. Daniel 4: 34-37
34Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. 35Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces? 36En el mismo tiempo mi razón me fue devuelta, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis consejeros me buscaron; y fui restablecido en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida. 37Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.
Cuando Nabucodonosor reconoció su pecado y se humilló delante de Dios, Dios tuvo misericordia de el, le devolvió su reino y aún mayor grandeza le fue añadida. –Dios atiende al humilde, pero mira de lejos al altivo.

Quizás usted esté pasando alguna situación difícil consecuencia de la altivez, quizás sean problemas matrimoniales, quizás problemas económicos o la falta de un empleo, o situaciones que no se arreglan por su bendito orgullo, esta noche Dios nos dice que el detesta a las personas orgullosas, pero que ama y disfruta estar con aquellos que tienen un corazón humilde.

Termino con este pasaje:

Filipenses 2:5-11 5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

La batalla de la mente



19-06-2010

La batalla de la mente

¿Cuántos de los que estamos aquí somos santos?
¿Cuántos vivimos vidas santas? – (y hubo silencio en la tierra como por media hora...)
La biblia habla que nosotros somos santificados en Cristo Jesús, pero que a la vez somos llamados a ser santos, ¿cómo será eso?

1 Cor. 1:1-2 1Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes, 2a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro

La palabra santo/a significa “apartado/ separado para Dios”, significa que somos exclusivos, es decir que Dios nos ha puesto a parte, nos ha sacado del montón para que seamos sus hijos.

La Biblia enseña que por medio del sacrificio de Cristo, nosotros los pecadores somos santificados, Dios nos considera santos por medio su hijo (asi que pueden decirle santo/a a la persona que esta a la par suya), a esto se le conoce como la santidad posicional; pero ustedes dirán: ¿y entonces por qué hay tantos jóvenes que dicen ser hijos de Dios (dicen ser cristianos) y sus vidas o sus testimonios dejan mucho que desear? La respuesta es que, aunque somos santificados posicionalmente por medio de Cristo y esto nos permite tener entrada a la presencia de Dios, también existe una santidad práctica, una santidad que se pone a prueba día con día.

Dios desea que sus hijos sean santos en la vida practica, el desea que su pueblo sea diferente, Dios no te ha salvado para que seas igual a los demás, tu vida y mi vida deben reflejar que Dios vive en nosotros. ¿Estas marcando la diferencia con tus amigos, en la escuela, en la universidad, en el trabajo, en tu forma de hablar, o de vestir? ¿o simplemente somos como Vicente, que vamos a donde va toda la gente? – La biblia dice que Somos santos en Cristo Jesús, pero que también somos llamados a ser santos en nuestra forma de vivir.

Con ese panorama que les acabo de explicar, les pregunto: ¿Será que también debe existir santidad en nuestros pensamientos?

-¡Pues claro!, Dios desea que nuestras acciones, nuestros ojos, nuestros oídos y que aun nuestra mente este impregnada de su presencia, la santidad que Dios espera de nosotros incluye todo, aun nuestros pensamientos. Y creo que es ahí donde muchos de nosotros tenemos problemas, a veces podemos dominar nuestras acciones y no cometer algún pecado físicamente, pero jugamos con el pecado en nuestra mente.

Mateo 5:27 27Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

¿Dónde se cometió el pecado? – En el corazón, en otras palabra en la mente.
Jesús nos aclara que el pecado no sólo es físico, cómo quizás muchos pensamos, sino que también está en las intenciones, en los pensamientos que van en contra de lo que Dios ha dicho.

Alguien puede decir, bueno yo nunca me he acostado con nadie, nunca he robado, nunca he matado, nunca he insultado a mis padres, nunca he hecho esto o lo otro, pero ¿Cuántas veces lo has pensado? – a muchos quizás les pasa como la caricatura del dr. Merengue, que por fuera no hace ni dice nada, pero por dentro, en su mente si.

¿Por qué tenemos malos pensamientos? 

a) En primer lugar, por el pecado. Dios creó al hombre con una mente santa, es lo que se le conoce como “el estado de la inocencia”.
Génesis 2:25 25Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.
Después de que el pecado entrara en el mundo: Génesis 3:10 0Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.
Veamos como fue progresando el pecado, Génesis 6: 5 5Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal

b) Tenemos malos pensamientos porque nosotros mismos los alimentamos.
Santiago 1:13-15 13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia (Deseos) es atraído y seducido. 15Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

El pasaje que acabamos de leer dice que la Batalla con el pecado se gana o se pierde en la mente, Si tú, cuando llegan los malos pensamientos te pones a jugar con ellos y le sigues dando vuelta en tu mente, les pones alas, los empiezas a colorear, les pones patas y cola, entonces el resultado es el pecado. ¿Por qué muchos/as caen en pecados sexuales? – por que han estado llenando su mente con ese tipo de pensamientos.

Alguien dijo la siguiente frase: “No podemos evitar que las aves vuelen sobre nuestra cabeza, pero si que hagan nido ella”, en otras palabras quiere decir que “no podemos evitar que vengan malos pensamientos a nuestra mente, pero si podemos evitar que se queden en ella”. Cuando a algún mal pensamiento venga a tu cabeza hay que decirnos a nosotros mismos “Con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí…”

¿Cómo puede combatir los malos pensamientos?
-Deja de ver/escuchar programas que van en contra de lo que Dios ha dicho. Ejemplos: videos musicales (los de perreo, reggeton, salsa, cumbia, rancheras, etc), programas de radio que promueven la vida loca, el sexo libre y el homosexualismo, las Novelas (¿Qué enseñan los novela?), ciertas caricaturas (ej. padre de familia, american dad, los Simpson, South-park), etc.

Si tu estas teniendo problemas con la santidad de tu mente, pídele ayuda a Dios, deja que el Espíritu Santo te ayude a barrer tu cabeza, que saque la basura que has dejado entrar, y decídete a llenar tus pensamientos con la palabra de Dios. 

Filipenses 4: 8 8Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.
Oremos.

La carrera Cristiana.


-->
La carrera Cristiana.
Imagino que están cansados luego de terminar esa gran carrera de ir y venir del rio, fue una dura competencia, pero aunque todos los grupos se esforzaron sólo uno se llevó el premio (los puntos por ganar). Pues hablando de carreras, vamos a ver brevemente en nuestras Biblias algunos consejos que Pablo nos da a nosotros para correr la carrera cristiana y obtener nuestro premio.
Busquemos 1 de Corintios 9:23-27

23Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.
En los versículos anteriores Pablo había estado hablando de todo lo que el hacia con tal de ganar a alguien para Cristo, pero a partir del verso 24 al 27 va a hacer una analogía entre la vida cristiana y una carrea de atletismo

Nuestra Meta: Agradar a Dios, obtener una recompensa celestial (ojo, en este caso no es la salvación, porque esta es un regalo por el cual no tenemos que esforzarnos o luchar por conseguirlo, sino simplemente recibirla por medio de Jesús, Dios ha preparado coronas, premios para aquellos cristianos que lleven vidas consagradas a él.

Nuestra disciplina:
Así como cualquier atleta que quiere estar en forma debe someterse a una disciplina diaria de ejercicios y alimentación, nosotros como competidores en esta carrera cristiana también debemos ejercitarnos diariamente con “la oración”, debemos dedicar un tiempo especial para hablar con Dios, para platicar con él, ¿estamos hablando con Dios diariamente?, espero que si, pero si hasta hoy no lo hemos hecho, este es un buen día para empezar, pidámosle ayuda a Dios para poder hacerlo y hagámoslo.

Nuestra dieta:
En cuanto a la alimentación, ¿Cuál debe ser la dieta diaria del atleta cristiano? Pues no es el diario de hoy, la prensa grafica, o cualquier revista de modas y chambres. Nuestra dieta diaria debe estar sustentada “La biblia” la leche espiritual no adulterada.
No vamos a crecer espiritualmente si no tenemos un tiempo diario con la Palabra de Dios. ¿Cuántos estamos leyendo la Biblia diariamente? – La biblia es la dieta perfecta para estar en forma espiritualmente.

Nuestro Manager:
Todo atleta tiene alguien que lo entrene, en nuestro caso ¿Quién es nuestro entrenador? – El Espíritu Santo, el se encarga de enseñarnos, de guiarnos y de recordarnos todas las palabras que Jesús nos ha dejado en la Biblia. Al igual que los jugadores de futbol se someten a las instrucciones de su entrenador, nosotros también debemos dejarnos guiar por El Espíritu Santo, el es nuestro ayudador.

La Meta de una Mamá


09/05/2010

¿Quiénes de las que están aquí ya son mamás?, ahora levanten la mano las madres en potencia.
Bueno, no importa si usted ya es mamá o no, esta mañana vamos a aprender algunas verdades que Dios nos quiere enseñar por medio de su palabra, y le van a servir tanto si usted ya es mamá, como si un día desea serlo. Quiero comenzar haciéndoles una pregunta, ¿Cuál creen ustedes que es la meta que toda mamá debe tener para con sus hijos?
-Algunas van a decir “que arreglen la cama o que laven su ropa” – Es broma. Quizás algunas mamás dirán “Mi meta es que mis hijos sean profesionales, que estudien una carrera que les permita ganar mucho dinero”, alguien también dirá “mi meta es que mis hijos lleguen a ser gente famosa, que se destaquen en los estudios, en el arte o en los deportes”.
Todo lo que mencionamos está bien, pero la meta de una mamá va mas allá de los éxitos materiales que sus hijos puedan alcanzar, la meta de una mamá debe ser que sus hijos amen y sirvan al Dios que puede darles todo lo que hemos mencionado. Esta mañana vamos a ver el ejemplo de una madre que logró esa meta. Su nombre es Ana.
Busquemos 1 de Samuel Capitulo 1
Ana: Significa gracia, graciosa
La situación de Ana:
a) Tenia que compartir el amor de su marido. V2
El propósito de Dios para el matrimonio era y es que el hombre tenga una sola mujer (por eso dijo en Génesis “y los dos serán una sola carne” ), pero el ser humano pecador comenzó a practicar la poligamia. Más adelante Dios va a pedirle a sus hijos que deben ser “maridos de una sola mujer” (1 Tim1 3:2, 12) y ”mujer de un solo marido” –Para que no nos toque solo a nosotros los hombres –

b) Era estéril. V5 El no poder tener hijos era considerado como una maldición, si una mujer no podía tener hijos, el marido tenía el derecho aún de divorciarse, o en ocasiones la esposa le entregaba una sirvienta para que su marido estableciera descendencia. (Recuerde el caso de Abraham y Sara). 

c) Se burlaban de ella V6 . A todo lo que acabamos de leer hay que sumarle las burlas continuas que le hacia Penina y la vergüenza que Ana sentía ante la critica de la gente.

d) Su sufrimiento. V7 . Ana se deprimía a tal punto que dejaba de comer, a pesar que su marido se esforzaba por hacerla sentir bien, note que Elcana le daba una parte escogida a Ana, como si ella tuviera hijos. Para Ana el no poder tener hijos era un sufrimiento terrible
- Si usted es mamá debe estar muy agradecida con Dios, ya que es el quien le ha dado ese regalo.
En medio de esa situación tan difícil, Dios tenía un propósito para Ana, él la iba a utilizar para traer al mundo a una persona muy importante para Israel, a Samuel. Y Ana es un modelo de madre Cristiana, que todas las mujeres deberían imitar.
Algunas características que Ana les enseña las madres:
a) Buscó a Dios V10
El hecho de concebir y criar buenos hijos, es una labor que demanda la ayuda de Nuestro Dios. Les pregunto a las madres ¿Es tarea fácil criar buenos Hijos?- Por supuesto que No.
Usted como madre debe reconocer que si no busca a Dios y lo hace parte de su vida y de la de sus hijos, de nada sirve que usted se esfuerce tanto, recuerde lo que dice el Salmo 127:1 “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican…”
Así que si usted en esta mañana está teniendo problemas con sus hijos (o cualquier clase de problema que le aflija), busque a la única persona que le puede ayudar, a nuestro Señor Jesucristo. Y el primer paso que debe dar, si no lo ha hecho es entregarle su vida.

b) Reconoció que los hijos son herencia de Dios. V11,
Ana sabía que si ella llegaba a tener un hijo, ese niño no seria ni de ella ni para ella, ese niño seria de Dios y para Dios
Dice la Biblia que “Herencia de Jehová son los hijos…” Salmo 127:3
¡Dios le ha dado a sus hijos! -Usted como mamá debe saber que sus hijos no son suyos, sino que es Dios quien se los ha prestado para que sea usted quien se encargue de cuidarlos, educarlos y enseñarles a conocerle.
¡Cuan a menudo nosotros los seres humanos nos hacemos dueños de las cosas que no nos pertenecen!, a veces nosotros decimos “mi casa, mi carro, mis hijos”, pero la forma correcta debería ser “la casa que Dios me dio, los hijos que Dios me ha prestado”.
Como madre debe recordar que: Sus hijos no son suyos, le pertenecen a Dios y el le va a pedir cuentas a usted por ellos, así que esfuércese por administrar bien los que el le ha dado. 

c) Oró por su hijo aun antes de nacer V10-11.
¿Cuántas mamás oraron por sus hijos antes de que estos nacieran? ¿Cuántas mamás oran por sus hijos hoy que ya nacieron?
– Recuerde que la oración del justo puede mucho y usted no sabe de cuantas cosas Dios ha librado a sus hijos gracias a las oraciones que usted hace por ellos. Se recuerda lo que hacia Job, el ofrecía Sacrificios a Dios diciendo “por si mis hijos hubieren pecado”.- Job se preocupaba por sus hijos (pero hay que aclarar que la salvación de sus hijos es una decisión personal que usted no podrá hacer por ellos, pero si podrá orar para que ellos sean sensibles al llamado de Dios y se decidan a aceptarle)
Sin duda alguna, aunque Ana después de que llevó a Samuel al templo no lo miraba todos los días, ella se acordaba de él en sus oraciones – Yo pienso que si lo hacia.. 

d) Estuvo pendiente de las necesidades de su hijo.
Lo cuidó y alimentó: v22
Le proveyó vestido y le demostró su amor: 2:19.
(Samuel se sentía especial, amado por su madre, ella todos los años le hacia una túnica y se la llevaba al templo, note que no la compraba, sino que sin duda alguna la confeccionaba con mucho cariño para su hijo)
¿Y usted como madre/padre de familia está pendiente de las necesidades de sus hijos?
-Espero que sí. Pero las necesidades físicas y emocionales no son suficientes, hay una necesidad espiritual de la cual usted también es responsable. 

e) Reconoció que su objetivo como madre es que la vida de su hijo Glorifique a Dios.
Ana se comprometió a dedicar la vida de su Hijo al servicio de Dios, ella fue un buen ejemplo de amor y compromiso con Dios. V27-28
¿Es usted un ejemplo de madre comprometida con Dios? ¿Pueden sus hijos decir que usted les enseña o les enseñó a amar y respetar a Dios?
Es triste como muchas madres se esfuerzan para que sus hijos sean los mejores académicamente, porque tengan quizás todas las comodidades o que obtengan la ciudadanía de algún país importante, pero se descuidan de la vida espiritual de sus hijos, algunas prefieren que su hijo/a no falte a una clase de ingles o de deportes, pero no les interesa que asista a la escuela dominical. Se preocupan por hacerlos ciudadanos americanos, pero no por que sean ciudadanos celestiales.
Yo les hago una pregunta: ¿Al final de cuentas que es lo más importante, que usted prepare a sus hijos sólo para vivir en esta vida o que también los prepare para la eternidad? – Usted es un factor determinante en la vida espiritual de sus hijos, al menos cuando están pequeños. Recuerde que lo que no haga cuando sus hijos hoy que tienen 2, 5, 7 años, muy difícilmente lo va a lograr cuando ellos tengan 12, 15, 17 años.
f) Una madre que modela el temor y amor a Dios en sus hijos, sin duda alguna será exaltada por Dios y por los hombres.
1 Samuel 2:11, 18, 21, 26
Ana fue la madre de una de las figuras prominentes en la Biblia: Samuel, quien llegó a desempeñar 3 grandes cargos, fue Sacerdote, Profeta y Juez de Israel.

Samuel Coronó al primer rey de Israel, Saúl. Pero quizás mas importante que eso, el fue quien ungió al rey mas famoso de Israel y del cual iba a venir el Mesías, el rey David.
Ana nunca se llegó a sentir avergonzada por algo que hiciera Samuel, al contrario, se sintió realizada al saber que aquel niño que un día dedicó a Jehová, vivió una vida acepta delante de Dios y de los Hombres.

¿Desea usted eso para sus hijos? – Siga el ejemplo de Ana.
Y Si usted esta mañana nos visita por primera quiero invitarle a que pueda tomar la mejor decisión para su vida y la de sus hijos, invite hoy a Jesús a entrar en su corazón.

-Oremos.