martes, 11 de enero de 2011

Dos maneras de enfrentar los retos de la vida



¿Para cuantos,  este año que pasó fue un año sin problemas, sin dificultades? -Puede ser que exista alguien que conteste que sí a esta pregunta, y si así es nos alegramos por usted;   pero si usted es una persona normal seguramente me dirá que no, que el 2010 fue un año difícil, lleno de retos  y problemas a los cuales tuvo que hacerle frente. 

La vida, mientras estemos aquí en la tierra no será  fácil (recuerde que el mismo Señor Jesús dijo  “en el mundo tendréis aflicción… Juan 16:33”),  mientras vivamos  aquí, tarde o tempranos nos vamos a topar con situaciones que exigen mas de nosotros, nos vamos a encontrar con obstáculos que nos impiden avanzar, con retos a los cuales estamos obligados a enfrentar (ya sea en su familia, la universidad,  el trabajo y  aún en la iglesia), pero  ante esos retos para nosotros los cristianos existen solo dos alternativas, dos formas de enfrentarlos,  que son las que vamos estudiar esta mañana. Abra su Biblia en el libro de Números capitulo 13.

Contexto del pasaje:
Dios ha cumplido su promesa de dar  libertad a Israel,  los ha liberado de la esclavitud de Egipto (los sacó con mano poderosa, Ex.14:18), ahora ellos se encontraban caminando hacia la tierra que él les había prometido (La tierra de Canaán), pero algo sucedió en el camino que les impidió avanzar, se les presentó una dificultad, Veamos como respondieron ante este reto.


El mandato de Dios: Núm. 13:1-2.  ¿Qué tipo de personas se eligieron para la misión? – Eran príncipes, no eran personas comunes y corrientes, era lo mejorcito con que se podía contar.  ¿Cuántos príncipes fueron enviados a reconocer la tierra? –eran doce tribus, así que fueron doce los elegidos.
 
Quiero que note algo, ¿qué afirma Dios sobre la tierra de Canaán? ¿Qué será del pueblo de Israel o que ya es de ellos? Núm. 13: 2  “2Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel…”  ¿En que tiempo está el verbo dar? – Está en presente, Dios ya les había dado la tierra, ellos simplemente tenían que ir y hacer posesión de ella por fe (claro siempre iban a tener que pelear y esforzase, pero debían confiar en que Dios ya se las había entregado).  Era una batalla ganada, pero tenían que salir, obedecer a Dios y reclamar la victoria. En pocas palabras tenían que pelear con fe.

 
Según Hebreos 11:1, ¿Qué produce la fe? – Produce certeza, convicción, la fe nos permite estar seguros aún de las cosas que no vemos. La conquista de la tierra de Canaán, más que una estrategia militar, era una cuestión de fe,  era cosa de creer que Dios es quién dice ser y que cumplirá lo que ha prometido. 


¿Le cree usted a Dios, confía usted en su palabra? –entonces ¿Por qué se aflige?  La victoria viene del Señor.
Esta historia nos enseña que ante cualquier reto que se nos presente en la vida siempre  tendremos dos alternativas: la primera es enfrentarlo desde la perspectiva humana, con nuestras posibilidades (nuestra inteligencia, nuestras habilidades) o  conquistarlo desde la perspectiva divina, confiando en que Dios pelea de nuestro lado  y  que es él  quien nos dará la victoria. ¡Amén!, si ha su vida le ha llegado algún reto que usted cree que no podrá conquistar, recuerde lo que dijo el salmista “En Dios haremos proezas… ” (Salmos 60:12)

De los 12 príncipes que envían a reconocer la tierra nos interesan dos:
-Núm. 13:6  6De la tribu de Judá, Caleb hijo de Jefone
Nota: Caleb significa “perro”, pero en el sentido de “fiel como un perro”,  su padre es un cenezeo y su madre de la tribu de Judá (Josué 15.13)

-Núm. 13:8  8De la tribu de Efraín, Oseas hijo de Nun.  Quizás muchos de nosotros nos preguntemos quien es Oseas, la respuesta la encontramos en el verso 16   16Estos son los nombres de los varones que Moisés envió a reconocer la tierra; y a Oseas hijo de Nun le puso Moisés el nombre de Josué.

El nombre Oseas significa “Salvación”, pero Moisés le  añade el nombre de Dios (Jehová)  a  Oseas y decide ponerle  “Josué” que significa “El Señor es salvación”, este nombre hace referencia a las grandes cosas que Dios iba a hacer por medio de Josué.
Moisés envió a los 12 espías  a hacer un reconocimiento de la tierra (Números 13:17-24) y ellos regresaron  al cabo de 40 días  con dos perspectivas diferentes de todo lo que habían visto en el lugar y con muestras del fruto del tierra.

Veamos el primer informe, el de los diez  príncipes: Números 13:26-29    26Y anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron el fruto de la tierra. 27Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel (lo que quiere decir esta expresión  es que la tierra es verdaderamente fértil); y este es el fruto de ella.
28Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac ( Es decir gigantes, personas de gran estatura). 29Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.

La conclusión de estos espías la hayamos en el verso 31  31Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros 


¿Por qué dijeron que no podían subir a pelear contra aquel pueblo? – Por que estaban enfocando esa dificultad, ese reto de conquistar la tierra prometida  desde la perspectiva humana, hicieron una comparación entre ellos y los moradores de esa tierra, entre sus habilidades y las de ellos,  y humanamente llegaron a la conclusión que con sus propios recursos, en sus propias fuerzas no iban a hacer capaces de enfrentarlos. Ellos simplemente dijeron “No podemos”. Esta mis queridos hermanos es la actitud que muchos de nosotros tomamos ante los retos y dificultades que se nos presentan en la vida, decimos “no voy a poder lograrlo” “no soy capaz” “no tengo los recursos”, “no tengo el valor” y se nos olvida que el que nos da la capacidad para conquistar cualquier reto o dificultad es El Señor, que el que da la victoria es Dios y no nuestra inteligencia y habilidades ¡Amen!. 

 ¿Se ha sentido usted alguna vez incapaz de lograr o emprender algo en su vida? –Supongo que sí,  Quizás alguien desee aplicar a un mejor empleo, pero al comenzar a pensar en los requisitos de este se desanime y diga “nunca me lo van a dar, no creo poder dar el ancho” , quizás algunos estén luchando por mantener su matrimonio a flote , por  restaurar su hogar, sus familias,  pero al ver la situación y todo lo que esta en su contra  quizás  diga “No podre lógralo, es demás para qué seguir luchando”, pues déjeme decirle algo,  es cierto que en sus propias fuerzas no podrá lograrlo, pero con la ayuda de Dios si se puede, deje de ver las cosas desde la perspectiva humana y comience a verlas desde la perspectiva de Dios.  ¿Sabe cual es la perspectiva de Dios? –Es la que se ve con los ojos de la fe.


Veamos el informe de Josué y Caleb:
V30 30Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos.

¿Qué dijo Caleb?- El dijo ¡Si podemos!, subamos y tomemos posesión de nuestra tierra, porque más podemos nosotros que ellos (¿puede repetir esa frase en voz alta?). Hagamos una pausa, yo le pregunto ¿humanamente era cierto que ellos podían más que los habitantes de aquel lugar? – Claro que no, pero la declaración de Caleb no está sustentada en la capacidad de ellos, tampoco esta  basada en mera emoción o pensamiento positivo (el no dijo “you can do it”), ni es una fe ciega que ignora la realidad,  Caleb pudo decir eso porque estaba seguro que Dios ya les había dado la tierra, era cuestión de creer, obedecer e  ir a tomarla. ¿Cómo se describe la fe en hebreos 11:1? –La certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Sigamos evaluando el informe de Josué y Caleb: Números 14:7-10
7y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. 8Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. 9Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. 10Entonces toda la multitud habló de apedrearlos.

Observemos algunas cosas:
1) Ellos no pusieron la mirada en los enemigos, sino en todo lo bueno que la tierra ofrecía (v7). En ocasiones nosotros nos enfocamos más en aquellas cosas que están en nuestra contra que en todo lo bueno   que Dios desea que miremos. 

2) Reconocieron que sólo con el favor de Jehová podrían obtener la victoria (v8). ¿y usted reconoce que Dios es indispensable para alcanzar la victoria en su vida? 

3) Ellos sabían  que si Dios les había dado una orden, entonces tenían que obedecer (v9). –Nunca alcanzará la victoria si usted esta en desobediencia a la palabra de Dios.

4) El arma secreta para vencer al enemigo, para conquistar cualquier monte, para hacerle frente a cualquier dificultad, es única y exclusivamente la  presencia de Dios en nuestras vidas. Josué y Caleb dijeron vamos a vencer no porque nosotros seamos buenos guerreros, si no  porque “con nosotros está Jehová”. ¿y usted está peleando sus batallas solo? –reconozca que en su vida necesita la presencia de Dios para hacerle frente a cualquier dificultad que se le presente. Jesús dijo: “he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”

Evaluemos Los resultados de para los que decidieron enfrentar  el reto desde la perspectiva humana:

Números 14: 22-23
22todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz, 23no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá.

El castigo fue que ninguno de los mayores de 20 años entraría en la tierra prometida, ¿sabe por que?- por no creerle a Dios, cuando usted y yo no creemos la palabra de Dios es como si le dijéramos “eres un mentiroso”. ¿Qué dice Hebreos 11:6? –Pero sin fe, es imposible agradar a Dios…

Para los que no creyeron a Dios, cuarenta días se les convirtieron en cuarenta años. V34 34Conforme al número de los días, de los cuarenta días en que reconocisteis la tierra, llevaréis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada día; y conoceréis mi castigo

Una aplicación: a veces la bendición de Dios puede estar a cuarenta días de distancia, pero nuestra incredulidad los puede convertir en cuarenta años


 Los resultados para los que decidieron enfrentar el reto desde la perspectiva divina:
Números 14:24 24Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu ( Se podría entender como “hubo una actitud diferente”), y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión.
V38 38Pero Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone quedaron con vida, de entre aquellos hombres que habían ido a reconocer la tierra.


Al final Josué es quien introduce al pueblo de Israel en la tierra prometida y es el quien se encarga de repartirla, la presencia de Dios estuvo con Josué así como lo estuvo con Moisés. En cuanto a Caleb, aun a sus 85 años seguía confiando y creyendo en que Dios podía darle la victoria para conquistar un monte. Al final Dios cumple su promesa y le entrega a el y a sus descendientes la tierra de Hebrón, el lugar donde estaban enterrados la mayoría de los patriarcas.

Josué 14:13-14.
Para los retos y dificultades que vengan a su vida este año, piense ¿Cuál será su estrategia para enfrentarlos? ¿ Lo hará desde la perspectiva humana o a la manera de Dios?.

¡Dios les bendiga!