sábado, 15 de diciembre de 2012

¿Es posible perder la salvación?



Si usted ha sido un fiel asistente a nuestras reuniones de domingo por la mañana (y espero que ese sea su caso), recordará que nos hemos estado desmintiendo a la luz de la Biblia   algunas de las  ideas o mitos que muchos creyentes se  han formado acerca del tema de  la Salvación, aclaro que estos mitos no se encuentran en la Biblia (La Biblia es la  verdad de Dios,  absoluta e inerrable) sino que se han originado en la mente de muchos  creyentes debido  a errores de interpretación, al sacar de contexto  algunos pasajes de la Escritura.  Hasta este punto, hemos aprendido que el bautismo no es un requisito para ser salvo  (es un mandato para creyentes, no para inconversos), tampoco el hacer  buenas obras o vivir una vida moral, ni el congregarse regularmente en una iglesia Bíblica  o el intentar guardar los 10 mandamientos (algo que es imposible, Stgo 2:10).

Bíblicamente  ¿Qué es lo único que una persona debe  hacer para ser salvo? – Creer en Jesucristo y en su sacrificio sustitutorio en la cruz por nuestros pecados, nada más (Juan 3:16, 18, 36;  Hechos  16:30-31; Gálatas 2:16…) –Ese es el evangelio, la buena noticia que Jesús tomó nuestro lugar en la cruz y que eso es suficiente para librarnos de la condenación eterna. 

Pero, una vez que hemos creído en Jesús y pecamos, surge el mito de pensar:   ¿puede un  creyente perder  su  salvación? ¿Y si se muere sin haber confesado su pecado a Dios? -Muchos enseñan y creen que sí.  Estas personas o iglesias,  piensan que una vez que han recibido la vida eterna es responsabilidad de ellos mantenerla (como si Dios les pagara la prima de su salvación y ellos debieran pagar su cuota diaria de esfuerzo personal).  Si alguien cree que la salvación se pierde no ha entendido correctamente el evangelio  y está confiando en una salvación imperfecta basada en el esfuerzo propio y no en la perfecta obra de Cristo.

Veamos que nos dice la  Biblia sobre este tema:

        I.            ¿Qué dijo Jesús?:
SI hay alguien cuyas palabras tienen toda la autoridad para aclarar esta confusión, ese es nuestro Señor Jesús, el autor de la salvación, quien garantiza nuestra seguridad eterna:

Juan 10:27-29  27Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 28y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 29Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Observemos algunas cosas: en este capítulo de San Juan, Cristo se presenta a sí mismo como nuestro Buen pastor,  y los que hemos creído en él somos sus ovejas (note que existe una relación íntima entre él y nosotros,  v27).  ¿Qué hace Jesús con sus ovejas?  -Les da vida eterna (v28).  Eterno es todo aquello que permanece para siempre,  ¿Puede algo que es eterno terminar? – ¡De ninguna manera!, la salvación que Dios ofrece al pecador es ETERNA, comenzó desde ese preciso momento en que usted puso toda su confianza en Cristo para salvación,  y nada ni nadie puede ponerle fin.

Si usted ha creído en Jesús, según el verso 28, usted puede estar seguro  de que   1) tiene vida eterna,  2) no perecerá jamás, 3) nadie le arrebatará de la mano de Cristo   ¿no le parece esto suficiente garantía para estar seguro de su salvación?

Cuando un creyente piensa que es posible perder su salvación por cualquiera que sea el motivo,  está dudando del Padre, quien es el que  le ha dado las ovejas a Cristo (v29) y de Cristo mismo, el responsable de cuidarlas.   (Hacer ejemplo de un objeto agarrado por la mano de 2 personas)

El verso 29 afirma que no sólo estamos seguros en la mano de Cristo, sino también estamos en la mano del Padre. ¿Puede el Diablo, el mundo  o un pecado arrebatarnos de las manos de Cristo y de  las manos del Padre?-¡Absolutamente no!  Usted y yo debemos entender que la salvación depende totalmente de la fidelidad de Dios y no de las obras del creyente.

      II.            ¿Qué dijo Juan el bautista?

Juan 3:36   36El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

¿Qué necesita una persona para ser salvo?-Creer en el Hijo de Dios (Jesucristo)
¿En qué tiempo está la frase “tiene vida eterna”? –Está en presente, cuando usted cree en Jesús y en su sacrificio, usted puede estar seguro que tiene vida entera. Si la salvación pudiera perderse, Juan el Bautista diría “El que cree en el Hijo tendrá vida eterna si se mantiene firme hasta el final”, pero como todo depende de Jesús, la obra está consumada y el ser humano solo debe creer. Justo antes de morir en la Cruz, Jesús dijo: “Consumado es” (Juan 19:30) –La deuda está pagada, la obra está completa.

Quiero hacerle algunas preguntas ¿Es usted salvo? –Sí, dirán algunos,  ¿Seguirá siendo salvo de aquí a unos 30 años? –“Eso depende dirán otros, si le sigo siendo fiel al Señor, si me congrego y no cometo algún pecado escandaloso Sí”.  ¿Es esto lo que enseña la Biblia? -¡Por supuesto que no, si usted ha creído en Jesús puede estar seguro que tiene la salvación eterna!

 Le hago estas preguntas porque algunos creyentes están seguros de que “hoy” son salvos porque no han cometido algún pecado escandaloso o  porque se congregan regularmente, leen la Biblia y oran, pero si fallaran en una de esas cosas ¿dejarían de ser hijos de Dios? ¿Borraría Dios  su nombre del libro de la vida?-La Biblia enseña que Dios es fiel aunque nosotros seamos infieles.

Antes de continuar analizando lo que dijo el apóstol Pablo y  el apóstol Juan, veamos un pasaje conflictivo: 

 Mateo 24:13  13Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Muchos utilizan pasajes como este para asegurar que la salvación se pierde si usted no persevera en los caminos de Dios, pero ¿En qué contexto fueron dichas estas palabras? –Recuerde que una regla básica de interpretación bíblica es considerar todo lo que rodea al pasaje antes  de interpretarlo- Cuando usted lea Mateo capítulos 24 y 25  debe estar consiente que el Señor Jesús está hablando de eventos futuros que ocurrirán en la Tribulación antes de su segunda venida visible (Mateo 24:3), la iglesia no estará aquí en la tierra. Durante este periodo las personas que crean en Jesús deberán demostrar su fe hasta el punto de estar dispuestos a morir por Cristo. Así que en la tribulación “el que persevere hasta el fin, éste será salvo” – Si usted se queda y no se va con Cristo en el rapto, usted deberá demostrar su fe manteniéndose firme hasta la muerte- (Tampoco existe tal cosa como “caer de la Gracia”, aunque no estudiaremos ese pasaje por el momento, la Biblia confirma la seguridad del creyente)

    III.            ¿Qué dijo Pablo?
Rom. 8:35  35¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
38Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, deja claro que no existe nada ni nadie que pueda separar al creyente del amor de Dios que es en Cristo Jesús ¿lo cree usted?

Analicemos  los versos 38 y 39: ¿cómo inicia el verso 38? “Por lo cual estoy seguro…”  -Pablo no dice “me imagino, supongo o desearía”, él tiene la certeza que el creyente no puede ser separado del amor de Dios.  ¿Qué cosas no pueden separar al creyente del amor de Dios?:
1)      Ni los extremos de la existencia “..ni la muerte, ni la vida ” (v38b)
2)      Ni los extremos de los poderes sobrenaturales “ni ángeles, ni principados, ni potestades” (v38c)
3)      Ni los extremos del tiempo “ni lo presente, ni lo porvenir” (v38d)
4)      Ni los extremos del espacio “ni lo alto, ni lo profundo” (v39a)
5)      “Ni ninguna otra cosa creada” (v39b) - ¡Ni usted mismo puede hacer que Dios le deje de amar!

¿Y si un creyente se suicida? Aunque este no es el tema a tratar hoy, sepa en primer lugar que el suicidio no es la voluntad de Dios para ningún ser humano, mucho menos para un creyente; pero en el caso extremo de que esto sucediera ¿puede eso separar al creyente del amor de Dios? ¿Es más pecado el suicidio que la mentira, el guardar rencor o el calumniar? –Delante de Dios es igual, pero ni la vida ni la muerte, aún ni nosotros mismo podemos separarnos del amor de Dios que es Cristo Jesús.

Contésteme esta pregunta: ¿Por cuantos pecados murió Cristo? –El murió por todos nuestros pecados, su sangre es capaz de limpiar los pecados pasados, presentes y futuros de toda persona que pone su confianza en él. Además, cuando Cristo expiró su último aliento en el Calvario, todos nuestros pecados eran aún futuros ¿o no?, por lo tanto la cuenta ya está pagada.

    IV.            ¿Qué dijo el apóstol Juan?
1 Juan 5:13   13Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.

¿Podemos estar seguros de nuestra salvación? –Claro que sí. Algunos creyentes juegan a la cuerda floja con su futuro eterno,  están confiando más en su esfuerzo personal que en la perfecta obra de Cristo en la Cruz,   pero si  usted en  esta mañana decide poner toda su confianza en el Señor  Jesús, usted podrá estar seguro que tiene vida eterna y que nada ni nadie podrá separarle del perfecto amor de Dios.

Oremos.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si este tema ha sido de bendición para tu vida, déjanos tus comentarios, ¡Nos alegrará saber tí!
También puedes darle me gusta a nuestra página de facebook y canal de youtube. ¡Dios te bendiga!